El aroma de una comida de la infancia, de un viaje que te cambió la vida, de esa vez que te reíste hasta caer rendida. Cada persona tiene una huella esencial, la combinación de estímulos olfativos que te permiten conectar con tu propia esencia.